REVISTA DIRECT NOVIEMBRE 2014

REVISTA DIRECT OCTUBRE 2014
7 octubre 2014
REVISTA DIRECT DICIEMBRE 2014
2 diciembre 2014

¿QUÉ PUEDO HACER PARA PAGAR MENOS EN MI PRÓXIMA DECLARACIÓN DE LA RENTA?

Si tengo previsto vender un inmueble, es conveniente hacerlo antes del 31 de Diciembre para así pagar menos impuestos en mi próxima declaración, ya que la eliminación de los coeficientes de abatimiento, que afectan a todo tipo de bienes, y los de actualización de costes de compra de inmuebles, afectará a los activos comprados antes de 1994. 

El proyecto de reforma del impuesto incluye un cambio en la tributación de las plusvalías que supondrá un endurecimiento de la fiscalidad para quien venda un inmueble, más grave cuanto más antiguo sea este.

Con la normativa vigente a día de hoy, se tributaría por la diferencia entre el precio de adquisición de la vivienda, incrementando el efecto de la inflación  y el precio de venta. A partir del 1 de Enero de 2015, desaparece la corrección de la inflación y tendremos que tributar por la diferencia entre el precio de venta y el de compra.

Sin embargo no afectará a la vivienda habitual, pues la ganancia obtenida seguirá exenta de tributación siempre que se reinvierta en la nueva residencia del contribuyente.

Si tengo pensado alquilar o ser inquilino de una vivienda, para ahorrar en la próxima declaración de la renta debo de tener en cuenta que como inquilino, si firmo el contrato hasta el 31 de Diciembre podré seguir deduciendo el 10,05% durante todo el alquiler, de lo contrario, la deducción desaparecerá en los contratos iniciados a partir del 1 de Enero de 2015. Si es propietario, trate de alquiler su piso antes del 1 de Enero de 2015 a un menor de 35 años para poder aplicar la deducción del 100%, pues a partir del próximo ejercicio sólo se podrá deducir un 50%. 

También mientras sea posible, deberemos aprovechar los gastos deducibles para reducir los rendimientos netos. Esto es el resultado de restar los gastos deducibles a los ingresos mensuales, estos gastos pueden ser los suministros, los tributos sobre la vivienda, los costes de reparación/mantenimiento, el seguro y otros gastos imputables.

¿Y qué pasa con los planes de Pensiones? No lo rescate todavía y espere a 2015 o incluso a 2016, ya que le saldrá más barato obtener el dinero que tenga ahorrado en un plan de pensiones. Desde el próximo año se reducirá el límite máximo de aportaciones anuales al plan de pensiones a 8.000 euros (sin considerar la edad del contribuyente) y a 2.600 para el cónyuge, con un límite financiero que se mantiene en el 30% de los rendimientos del trabajo. Por ello, es aconsejable, para contribuyentes con planes de pensiones en vigor y recursos suficientes, aprovechar la aportación máxima para el año 2014 a fin de conseguir un mayor ahorro fiscal y tener derecho igualmente al nuevo régimen de rescate de las aportaciones.

Si es empresario…, no deje de disfrutar de beneficios fiscales, pues para el año 2015 está previsto eliminar la exención sobre los primeros 1.500 euros percibidos como dividendos. Por ello sería aconsejable acordar un reparto de dividendos antes del 31 de diciembre de 2014 y aprovechar de esta forma la exención. El exceso sobre los 1.500 euros es mejor repartirlos en el año 2015 ya que el tipo impositivo aplicable sobre los dividendos se reducirá. La fórmula pasa por optar por dividendos que sean convertibles en acciones, con el fin de demorar la ganancia patrimonial hasta la venta de las mismas.

Los fondos de inversión se muestran más atractivos que la compra de acciones, pues permite acumular rentabilidad sin tributar por ello hasta que se desee.

HACIENDA EXIGIRÁ LAS FACTURAS EN TIEMPO REAL

La Agencia Tributaria (AEAT) pondrá en marcha el 1 de Enero de 2017 un nuevo sistema de gestión del IVA para empresas y profesionales, basado en información en tiempo real, para agilizar las devoluciones, proporcionar al contribuyente los datos fiscales para su declaración y mejorar el control tributario.

Este nuevo sistema de Suministro Inmediato de Información (SII) sólo será obligatorio para las grandes empresas, grupos de IVA e inscritos en el régimen de devolución mensual (un colectivo de alrededor de 62.000 contribuyentes), mientras que para el resto será voluntario. 

Se establecerá la obligación de remitir el detalle de registro de las facturas que deben hacerse constar en los «libros registros».  Estos envíos a la AEAT implicará llevar los libros registro de IVA a través de la página web de la Agencia, donde el contribuyente dispondrá de un libro registro «declarado» que se irá formando con los envíos del detalle de las operaciones realizadas y otro «contrastado» con la información procedente de terceros.  Al mismo tiempo, se eliminará la posibilidad de realizar asientos resúmenes, con la finalidad de facilitar el automatismo en el envío de los registro de facturación y, a su vez, mejorar las herramientas de control y la detención del denominado «software de doble uso», con lo que se impide la doble contabilidad o contabilidad B.

Los acogidos al sistema dejarán de presentar las declaraciones informativas correspondientes a los modelos 347 de información de terceros, el 340 de operaciones en libros registros y el 390 o resumen anual del IVA.  Además se amplía en 10 días el plazo de presentación de las autoliquidaciones periódicas del día 20 al 30 (el día 28 en febrero).

¿QUÉ HACER SI LA EMPRESA QUIERE REDUCIR LA JORNADA DE TRABAJO A UN EMPLEADO?

La reducción de jornada no puede ser impuesta ni aplicada de forma unilateral por parte del empresario ya que se considera una modificación sustancial de las condiciones de trabajo y la dirección de la empresa sólo podrá acordarla, cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, que estén relacionadas con la competitividad, productividad u organización técnica o del trabajo en la empresa.

La decisión de modificación sustancial, debe ser notificada por el empresario al trabajador afectado, con una antelación mínima de 15 días a la fecha de su efectividad. Por su parte, si el trabajador resultase perjudicado por esta decisión tendrá derecho a rescindir su contrato y percibir una indemnización de 20 días por año de servicio, con un máximo de nueve  mensualidades ó impugnar tal decisión ante la jurisdicción social.

Si el trabajador lo acepta voluntariamente, deben documentar dicho acuerdo por escrito y comunicar el cambio de jornada a la Tesorería General de la Seguridad Social.

Por  otra parte, las empresas en crisis pueden buscar  autorización administrativa, para aplicar esta medida a través de la apertura de un expediente de regulación de empleo y será la autoridad laboral quien a través del correspondiente informe  preceptivo de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, emita informe resolutorio al respecto. Dicha medida será aplicable con carácter temporal y supondrá una reducción de entre un 10% y un 70% de la jornada ordinaria total.