REVISTA DIRECT JULIO 2016

REVISTA DIRECT JUNIO 2016
1 junio 2016
REVISTA DIRECT AGOSTO 2016
30 julio 2016

#DIRECTJURIDICO: INDEMNIZACIÓN POR RAZÓN DE TRABAJO como posible medida de compensación que regula el art. 1438 del CC.

En este artículo hablaremos sobre la indemnización por razón de trabajo, como posible medida de compensación en los supuestos de ruptura matrimonial en régimen de separación de bienes que regula el art. 1438 del CC que establece que «los cónyuges contribuirán al sostenimiento de las cargas del matrimonio. A falta de convenio lo harán proporcionalmente a sus respectivos recursos económicos. El trabajo para la casa será computado como contribución a las cargas y dará derecho a obtener una compensación que el Juez señalará, a falta de acuerdo, a la extinción del régimen de separación«.

Una reciente Sentencia de la Audiencia Provincial ha establecido la validez del Salario Mínimo Interprofesional como criterio para determinar la cuantía de la indemnización por razón de trabajo.

Quien tiene derecho a esta indemnización sería aquél cónyuge que durante el matrimonio se hubiese dedicado al trabajo para la casa, no habiendo recibido por ello ninguna contraprestación económica, razón por la cual se le indemniza una vez disuelto el matrimonio.

Los requisitos que se tienen que cumplir para que dicha dedicación al hogar sea susceptible de ser indemnizada serían:

En primer lugar, la dedicación del cónyuge al hogar debe de ser una dedicación exclusiva, lo que supone que el cónyuge debe de haberse dedicado únicamente al hogar, no pudiendo tener otro tipo de trabajo fuera del hogar, ni a jornada completa ni a jornada parcial. Ahora bien, no se excluiría esta indemnización cuando esta dedicación siendo exclusiva, se realizase con la colaboración ocasional del otro cónyuge o con la ayuda de una tercera persona.

En segundo lugar, se establece que el derecho a percibir la indemnización por razón de trabajo no dependerá de si el otro cónyuge ha obtenido o no un incremento patrimonial, puesto que el derecho procedería en ambos casos.

Para determinar la cuantía de la indemnización, será el juez el que, en defecto de pacto, deba fijar los parámetros que se deban utilizar para determinar la cuantía correspondiente, estableciendo como opciones posibles bien el equivalente al salario mínimo interprofesional o bien la equiparación del trabajo con el sueldo que cobraría por llevarlo a cabo una tercera persona.

En este caso, la sentencia señalad anteriormente (SAP de Asturias número 179/2016, de 22 de abril) utilizó como parámetro para determinar la cuantía de la indemnización por razón de trabajo el salario mínimo interprofesional, por considerarlo el más ajustado a la situación real.

REPARTO DE DIVIDENDOS ¿Sabemos como debemos actuar?

Durante este mes de Julio, las Sociedades Limitadas procederán a presentar el Impuesto Sobre Sociedades, pero ¿Que ocurre si queremos hacer un reparto de dividendos?

Antes de nada debemos recordar que los dividendos son los beneficios que reparte la sociedad limitada según la disponibilidad que haya una vez cerrado el ejercicio. La sociedad que quiera realizar dicho reparto debe acordarlo con anterioridad.

Debemos tener en cuenta que el reparto de beneficios entre los socios de una Sociedad Limitada tendrá un determinado impacto fiscal en función del importe de los dividendos a repartir debiendo declarar los socios antes la Agencia Estatal de la Administración Tributaria el importe de estos dividendos. De este modo, la AEAT establece para este año 2016 los siguientes tipos de retención aplicables a los dividendos:

• Cantidades de hasta 6.000 euros tributarán al 19%
• Cantidades comprendidas entre los 6.000 y los 50.000 euros al 21% 
• Cantidades superiores a los 50.000 euros tributan al 23%

Recuerde que se deberá efectuar la retención correcta e ingresarla en Hacienda en la declaración que corresponda al periodo en que dichos dividendos sean exigibles (si el acuerdo de la junta no dice nada, los dividendos son exigibles a partir del día siguiente del acuerdo de reparto).

PLAZO DE PRESENTACIÓN DEL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES 2015 Y NOVEDADES RELEVANTES

El plazo de presentación del Impuesto sobre Sociedades 2015 para aquellas entidades cuyo período impositivo coincida con el año natural, se termina el 25 de julio de 2016, y para el resto de entidades el plazo finaliza en los 25 días naturales siguientes a los seis meses posteriores al fin del período impositivo.

Existen novedades importantes en cuanto al tipo de gravamen general aplicable, que pasa del 30% al 25%, de manera que España se sitúa en un nivel sustancialmente inferior de tributación en relación con países de nuestro entorno. No obstante, en caso de entidades de nueva creación, el tipo de gravamen se mantiene en el 15% para el primer período impositivo en que obtienen una base imponible positiva y el siguiente, sin que este tipo reducido pueda aplicarse a las entidades patrimoniales.

También es relevante la incorporación al Impuesto sobre Sociedades de las sociedades civiles que tienen objeto mercantil, y que tributaban hasta el momento de aprobación de la ley como contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas a través del régimen de atribución de rentas. 

En cuanto a las posibles deducciones a aplicar, entre otras modificaciones, se elimina la deducción por reinversión de beneficios extraordinarios y la deducción por inversión de beneficios (sustituyéndose ambas por un nuevo incentivo denominado reserva de capitalización), y se mantiene mejorada la deducción por investigación, desarrollo e innovación tecnológica y las deducciones por creación de empleo, incluyendo la correspondiente a trabajadores con discapacidad.