REVISTA DIRECT JULIO 2014

REVISTA DIRECT JUNIO 2014
2 junio 2014
REVISTA DIRECT OCTUBRE 2014
7 octubre 2014

TIPO REDUCIDO DEL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES

El Real Decreto Ley 4/2013 de 22 de Febrero, de medidas de apoyo al emprendedor y de estimulo al crecimiento y de la creación de empleo aprobó un nuevo tipo reducido del Impuesto sobre Sociedades que se presentará como fecha límite el 25 de Julio del 2014.

A las sociedades que iniciaron su actividad después del 1 de Enero del 2013 se les permitirá aplicar el siguiente  tipo impositivo inferior en el Impuesto sobre Sociedades durante los dos primeros años:

– Tipo del 15% por la base imponible comprendida entre 0 y 300.000€.

– Tipo del 20% por la base imponible restante. 

Cuando el período impositivo sea inferior a un año, el límite de los 300.000€ se reducirá proporcionalmente al número de días de actividad en relación a los 365 días del ejercicio completo.

Este dato es muy importante ya que serán muchas las sociedades que iniciaron su actividad un día distinto al 1 de enero de 2013 y en caso de aplicar un tipo incorrecto puede suponer requerimientos por parte de Hacienda.

EJEMPLO DE LIQUIDACIÓN

Una sociedad inicia su actividad el día 1 de Octubre del 2013 y tiene un beneficio de 80.000 €.

Lo primero que debemos hacer es contar los días del periodo impositivo (92 días) y tendríamos que calcular la parte de la base imponible a la que debemos aplicar el 15%.

Haciendo el cálculo oportuno sacamos que sólo puede aplicar el 15% sobre 75.616,44 € por lo tanto debería pagar:

– 15% sobre 75.616,44€ son 11.342,47 euros

– 20% sobre 4.383,56€ son 876,71€ 

Por lo tanto, en Julio de 2014 presentará el Impuesto de Sociedades y pagaría un total de 12.219,18€. En cambio, si aplicara el 15% sobre el beneficio total le supondría a pagar 12.000 euros. De este modo Hacienda podría requerir la diferencia de 219,18 €.


LAS INDEMNIZACIONES POR DESPIDO TRIBUTARÁN A IRPF

El nuevo anteproyecto de ley de la reforma fiscal anunciada el 20/06/2014, contempla que las indemnizaciones por despido paguen IRPF. Dicha reforma tendrá que aprobarse por el consejo de ministros, y entraría en vigor  con efectos retroactivos desde el 20/06/2014.

Hasta ahora las indemnizaciones por despido solo tributaban si superaban los máximos marcados por Ley, pero tras la entrada en vigor de la reforma fiscal todas las indemnizaciones tributaran, aunque contaran con un importe exento mínimo de 2.000€ por año trabajado, según recogía dicho anteproyecto de Ley. Esta cantidad mínima exenta aun esta por definir ya que el pasado 06/07/2014 el Gobierno anunció que establecerá un mínimo exento superior a esos 2.000 euros por año trabajado.

Así por ejemplo, se cobrara una indemnización superior a 2.000€, en caso de despido objetivo cuando el salario bruto anual sea superior a unos 37.550€, aproximadamente, en caso de despido improcedente cuando el salario anual bruto sea sobre unos 22.200€ aprox.; estas cifras pueden verse reducidas en el caso de importantes antigüedades en los puestos de trabajo. Por lo tanto y atendiendo a estas cifras, habrá trabajadores que no tributen  por las indemnizaciones, por tener rentas anuales mas bajas que esas cantidades, y mas si el Gobierno eleva el mínimo exento.

Queda por determinar hasta que se publique la reforma, en que porcentaje y en que concepto tributaremos por estas indemnizaciones, pero cabe pensar que el porcentaje de IRPF dependerá de los ingresos anuales de cada trabajador, pudiendo este porcentaje variar si eres despedido a principios de año o a finales de año. Y en cuanto al concepto se sospecha que se puede tributar en concepto de rendimientos de trabajo.

Esta nueva reforma, si finalmente entra en vigor, nos afectara para el IRPF del 2014, es decir, lo declararemos en la renta del año 2015.

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LA REFORMA FISCAL

Desde DirectAsesores queremos destacar los aspectos más positivos para el contribuyente de la nueva reforma fiscal y aquellos otros que pueden ser menos ventajosos.

Aspectos beneficiosos de la nueva reforma fiscal para el bolsillo del ciudadano, autónomo y empresa:

Bajada del IRPF.  Baja el IRPF y se simplifican los tramos, pasando de los siete tramos actuales a cinco. El Gobierno asegura que el ciudadano pagará, de media, un 12,5% menos en 2016 que ahora.

Menos impuestos a las plusvalías del ahorro. Se mantiene la estructura dual en el IRPF, gravando menos el ahorro que los rendimientos del trabajo. Los tipos, que actualmente iban del 21% al 27%, pasarán en 2016 a una franja entre el 19% (hasta 6.000 euros) y el 23% (a partir de 50.000 euros). Amplía los conceptos de ahorro bonificados fiscalmente: Así las plusvalías generadas por depósitos o seguros de ahorro estarán exentas, siempre que la inversión se mantenga más de cinco años.

Más exenciones familiares. A pesar de que Hacienda no detalló que hará con el mínimo personal o con la exención por trabajador, sí ha especificado, que habrá un aumento en el mínimo familiar por hijo, que beneficiará sobre todo a las familias con uno o dos hijos. También aumentarán las exenciones por personas mayores a cargo y personas con discapacidad.

Además Hacienda, empezará a abonar como ya sucede en el caso de las madres trabajadores como ya hace con las mujeres trabajadoras, 1.200 euros anuales (100 euros al mes) a las familias numerosas (más de tres hijos) o que tengan personas a cargo con un grado de discapacidad superior al 33%.

Exención de la plusvalía por el procedimiento de dación en pago de vivienda. El supuesto beneficio obtenido a la hora una dación en pago ya no obligará al contribuyente a tributar por él.

Rebaja de retenciones fiscales desde julio para los trabajadores autónomos con rentas inferiores a 12.000 euros anuales. Aunque dicha bajada no supondrá un ahorro en si, si permitirá al pequeño autónomo disfrutar de una mayor liquidez. Además en 2016 las retenciones que apliquen a sus pagadores pasarán del 21% al 19%.

El impuesto de sociedades, al 25%. El tipo del impuesto de sociedades pasa del 30% al 25%. Además se mantiene la deducción por inversiones en I+D+I y establece una nueva “reserva de capitalización” que permite excluir del pago de impuestos un 10% del beneficio si éste se destina a aumentar el capital de la sociedad.

También las PYMES  podrán dotar provisiones contra beneficios en previsión de malos resultados, lo que rebajará también su factura fiscal.

Con estas dos medidas en el Impuesto de Sociedades el Gobierno indica que las pymes pasarían a pagar solo un 20%.

Aspectos perjudiciales de la nueva reforma fiscal para el bolsillo del ciudadano, autónomo y empresa:

Bajada del IRPF desigual. Se beneficia más a las rentas bajas (inferiores a 12.450€) y rentas altas (más de 175.000€), y apenas se produce reducción en las rentas medias, incluso algunas en 2015 pagarán un previsiblemente, un poco más de IRPF.

Se limitan la cuantía de las deducciones por aportaciones a planes de pensiones. De un máximo de 12.500 euros actuales, a cerca de la media europea, unos 5.000 euros al año. El rescate de los planes de pensiones seguirá tributando como hasta ahora, es decir, como rendimiento del trabajo, no del ahorro.

Eliminación de la deducción por alquiler en la vivienda habitual. Se aplicará para los nuevos contratos que se firmen a partir de 2015.

Se reducen  los beneficios fiscales de aquellos propietarios que ponen en alquiler una vivienda. La exención de tributación en las rentas obtenidas por los propietarios de viviendas en  alquiler, pasa  a partir del 1 de enero de 2015 del 60% al 50%. Además se elimina la exención total (del 100%) que se aplica en el caso de que los inquilinos sean menores de 30 años desde esa misma fecha. 

La indemnización  por despido tributará. Estará exento hasta un máximo de  2.000 euros por año trabajado. 

La modificación del Impuesto de Sociedades puede perjudicar  a algunas empresas. Se suprimen la mayoría de las exenciones que estaban vigentes hasta 2012.