LA ANHELADA REFORMA FINANCIERA SE PONE EN MARCHA

FIRMADO EL II ACUERDO PARA EL EMPLEO Y LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA 2012, 2013 Y 2014
1 febrero 2012
REFORMA LABORAL: PRINCIPALES PUNTOS
14 febrero 2012

El pasado Jueves el Consejo de Ministros aprobó la tan esperada reforma del sistema financiero (Decreto Ley de Saneamiento del Sector Financiero), con la que se persiguen dos objetivos fundamentales, según explicaba el Ministro de Economía y Competitividad Luis de Guindos en rueda de prensa:

  1. Poner en el mercado viviendas a precios reducidos, de lo cual se beneficiarán todos los españoles que vayan a comprar una vivienda.
  2. Dar más crédito: Con la reforma, las entidades españolas verán mejorada su transparencia y fortaleza, con lo que retornará su credibilidad en los mercados y serán capaces de financiarse mucho mejor fuera. Esto les permitirá reabrir el grifo del crédito a familias y empresas.

 

NECESIDAD DE SANEAMIENTO DEL SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL

La reforma obligará al conjunto de la banca española a provisionar un total de 50.000 millones de euros tanto por sus activos inmobiliarios problemáticos, cifrados en 175.000 millones de euros por el Banco de España, como por aquellos que aún no se han deteriorado (150.000 millones).  Actualmente, los bancos y cajas tienen provisionados estos bienes en cerca del 35%, pero resultan insuficientes, siendo necesario incrementar estas provisiones en función de la «toxicidad» del activo.

Esos 50.000 millones de euros, supondrá un esfuerzo de saneamiento muy sustancial, ya que el sector deberá cumplir con los nuevos requerimientos en menos de un año (disponen de plazo hasta el 31 de diciembre de 2012), por lo que no todas podrán alcanzarlo y optarán por la vía de la fusión. Además, estos activos se provisionarán mayoritariamente contra beneficios, con lo que será un duro golpe para la cuenta de resultados del ejercicio.

 

FLEXIBILIDAD PARA LAS FUSIONADAS

El nuevo plan de reestructuración financiera contempla un tratamiento más flexible para aquellas entidades que decidan fusionarse con otras, ya que el plazo para constituir dichas provisiones se podrá dilatar un año más (hasta finales de 2013). Las entidades que se fusionen también podrán acceder a préstamos de fondos públicos a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a un tipo de interés que rondará el 8% (en la anterior oleada de integraciones también se había utilizado este instrumento).

 

La aplicación de todas estas medidas tendrá una incidencia desigual entre las entidades financieras. Así, las grandes como Banco Santander, BBVA o Caixa Bank no tendrán dificultades para cumplir los requisitos, mientras que otras se verán obligadas a un mayor esfuerzo y tendrán que hacer dichos ajustes mediante fusiones.

 Una vez concluya la reestructuración del sector financiero, se prevé que el nuevo mapa del sistema financiero español esté compuesto por un menor número de actores, pero serán entidades más sólidas, más saneadas y con un mejor gobierno corporativo. Aunque el Gobierno no ha precisado cuál sería a priori el número óptimo de entidades, expertos del sector sostienen que un marco con 8 o 10 entidades sería suficiente tanto para garantizar la solidez del sistema en su conjunto como para garantizar la competencia dentro del sector.

Mariano Rajoy, que ha avanzado que después de la reestructuración del sector financiero, la siguiente reforma que aprobará el Gobierno es la del mercado laboral.