Consejos para reducir el pago en el IRPF

Las asociaciones y entidades sin ánimo de lucro en el impuesto de sociedades
17 noviembre 2011
NUEVAS MEDIDAS PARA REDUCIR EL DÉFICIT PÚBLICO
3 enero 2012

Ya estamos a las puertas del 2012 y, como sucede año tras año por estas mismas fechas, todos los contribuyentes en mayor o menor medida deciden realizar las operaciones oportunas que reduzcan el importe a pagar en la próxima declaración de la renta (que se corresponderá al año 2011 y se presentará entre Mayo y Junio de 2012).

 

Según ha publicado un reciente estudio de la Asociación de Técnicos del Ministerio de Hacienda, realizar aportaciones a planes de pensiones, la compensación de pérdidas y ganancias (por ejemplo compensar plusvalías con minusvalías en bolsa) y  la deducción por vivienda habitual, puede ahorrar a un contribuyente medio entre 450€ y 1.300€ adicionales en la declaración de la renta de 2011. A continuación, detallamos alguno de estos instrumentos:

 

–       Aportaciones a planes de pensiones: Se trata del instrumento idóneo para reducir el pago a Hacienda. Con este producto financiero, además de ahorrar para la jubilación, se estima que el contribuyente podría ahorrar entre un 24% y un 47% de la inversión realizada.  El límite deducible de estas aportaciones es de 10.000 euros anuales para partícipes menores de 50 años. Los mayores de 50 años pueden aumentar esta deducción hasta los 12.500 euros. Sin embargo, este límite por deducción no puede superar el 30 por ciento de los rendimientos del trabajo y actividades económicas para los partícipes menores de 50 años. En el caso de los mayores de 50 años el límite llega hasta el 50 por ciento de los ingresos anuales.

 

–       Aportaciones al plan de pensiones del cónyuge: Si uno de los cónyuges no tiene rentas netas del trabajo ni de actividades económicas o, si las tiene,  no superan los 8.000 euros anuales, puede aportar a un plan de pensiones a su nombre, hasta los 2.000 euros anuales (importe máximo de la deducción). También son deducibles las aportaciones a planes de familiares con discapacidad, hasta un tercer grado de parentesco.

 

–       Compensación de pérdidas y ganancias en fondos de inversión y acciones bursátiles: Se pueden compensar las plusvalías obtenidas en la venta de este tipo de instrumentos con otras minusvalías experimentadas (por ejemplo, en unas acciones). No obstante, es preciso tener en cuanta que no se podrán adquirir ésos o similares valores en los dos meses siguientes a la venta.

 

–       Diferir dividendo o repartirlo con su cónyuge: Debido a que los primeros 1.500 euros repartidos por dividendos están exentos de tributación y el resto lo hace al tipo de la base del ahorro (19% los primeros 6.000€ y el resto, al 21%), en muchos casos sería adecuado poner a nombre del cónyuge la mitad de las acciones. Con ello, se consigue aplicar dicha exención dos veces y conseguir que sean 12.000 euros, en lugar de 6.000, los que tributen por el tipo reducido del 19%). No obstante, esto entraña el riesgo de la imposibilidad de presentar declaración de la renta conjunta. Asimismo, en el caso de los empresarios, lo recomendable es segmentar los dividendos entre varios ejercicios para maximizar la deducción de 1.500 euros.

 

–       Deducción por vivienda habitual: La vivienda también permite desgravar, si bien, desde el 1 de enero de 2011, la deducción por compra ha quedado reducida a los contribuyentes con rentas inferiores a los 24.000 euros anuales. No obstante, puede seguir aplicándose a las viviendas que se compraron antes de esa fecha. Asimismo, abrir una cuenta de ahorro vivienda puede representar hasta un 15% de la cantidad ingresada.

 

–       Deducción por obra de mejora: Se tiene derecho a ella en caso de realizar una reforma en la vivienda (incluso en la segunda vivienda), siempre y cuando el coste global del saneamiento supere el 25% del precio de adquisición o de mercado de la vivienda, descontado el suelo, en el momento de efectuarlo.

 

–       Sociedad Limitada Nueva Empresa: Aquellos emprendedores que vayan a montar este tipo de sociedad pueden aprovecharse de la llamada cuenta ahorro-empresa, que permite deducirse el 15% de las aportaciones, con un límite de 9.000 euros anuales. Para ello es preciso que esos fondos se empleen para la constitución de la misma dentro de los siguientes cuatro años.

 

–       IBI: Se trata de un impuesto que ha subido notablemente en muchos Ayuntamientos, debido a la actualización de los valores catastrales. Es posible recurrir dicha actualización en el plazo de los 30 hábiles siguientes a su notificación.