¿Cómo afecta el Estado de Alarma a la protección de datos personales?

Medidas tributarias urgentes para apoyar la economía y empleo
4 mayo 2020
Reacciona frente a las multas impuestas durante el estado de alarma
31 mayo 2020

La declaración del Estado de Alarma no implica la limitación de derechos fundamentales como el derecho a la protección de datos de carácter personal, ahora bien, las propias normas sobre protección de datos (RGPD y LOPDGDD), contienen salvaguardas y excepciones que permiten los tratamientos de datos de carácter personal en situaciones de emergencia sanitaria, ponderando los intereses y derechos en conflicto, con el objetivo de salvaguardar el bien común.

Las normas citadas prevén que por razones de interés público pueden tratarse datos relativos a la salud sin el consentimiento del interesado. No obstante, ello no implica que no se deban observar los principios y garantías que la norma establece, teniendo en cuenta que la finalidad con la que se pueden tratar estos datos debe ser exclusivamente el control de la pandemia.

En el ámbito laboral, la empresa tiene derecho a conocer si sus trabajadores están infectados o han tenido síntomas, por lo que podrá preguntar a sus empleados sobre ello, limitándose a aquellos síntomas relacionados con el COVID-19 y sin elaborar extensos cuestionarios de salud. El empleador también está autorizado para tomar la temperatura a sus trabajadores con el fin de detectar casos de coronavirus. Asimismo, el empleado deberá informar a la empresa si sospecha de haber estado en contacto con el virus, con el fin de salvaguardar su salud y la de los demás trabajadores. Esta información podría transmitirse a las autoridades sanitarias si son requeridos para ello.

Únicamente podrán utilizar estos datos las entidades públicas y aquellas entidades privadas que colaboren con las entidades públicas, pero siempre bajo las órdenes de éstas.

En relación a webs y apps que ofrecen autoevaluaciones y consejos sobre COVID-19, la Agencia Española de Protección de Datos advierte que estas entrañan cierto riesgo y algunas de ellas no cumplen con lo establecido en la normativa de protección de datos o se hacen pasar por organismos oficiales, por ello recomendamos tener suma cautela con este tipo de aplicaciones.

En definitiva, el Estado de Alarma no suprime ni deja en suspenso el derecho fundamental de protección de datos de carácter personal, es la propia normativa de protección de datos la que faculta para que en situaciones de emergencia sanitaria como la actual se puedan tratar datos de salud sin consentimiento de los interesados y esa información pueda ser trasladada a las instituciones públicas, pero siempre cumpliendo con las garantías que la propia norma establece. En todo caso, si usted considera que se han vulnerado sus derechos, le recomendamos que contacte con profesionales que le puedan asesorar al respecto.