Aprobación de una nueva prórroga de los ERTEs y de la prestación de autónomos hasta el 30 de septiembre

¿A qué tiene derecho si le han cancelado un viaje a causa del Covid-19?
31 mayo 2020
¿Qué derechos sucesorios tienen las parejas de hecho?
9 julio 2020
ERTE

El Gobierno aprobó el pasado viernes 26/06/2020 un nuevo Real Decreto-ley, el 24/2020, por el que se prorrogan hasta el 30 de septiembre los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) asociados al Covid-19 y la prestación extraordinaria para autónomos cuya actividad se haya visto reducida por la crisis.

Centrándome en primer lugar en los ERTEs, destacan dos medidas: El mantenimiento de los de fuerza mayor total para las empresas que aún no han vuelto a la actividad y, la posibilidad de que las empresas que se vean obligadas a cerrar de nuevo por culpa de un rebrote del coronavirus puedan acogerse nuevamente a estos procedimientos. A partir del 1 de Julio de 2020 convivirán en un mismo escenario 3 alternativas distintas:

Los ERTEs de fuerza mayor total: Se mantendrán sólo para aquellos sectores en los que todavía existan restricciones o problemas para reiniciar la actividad. Sin embargo, la exención en las cotizaciones empresariales será  del 70% en julio, del 60% en agosto y del 35% en septiembre en el caso de empresas con menos de 50 trabajadores. Y, para las empresas con más de 50 empleados, la exoneración de cuotas será del 50% en julio, del 40% en agosto y del 25% en septiembre. Cambian por tanto los porcentajes establecidos hasta el 30 de junio, que eran del 100% para las empresas con menos de 50 trabajadores y del 75% para las de más de 50, pero a cambio esta figura no desaparece.

Los ERTEs de fuerza mayor parcial y ERTEs ETOP (de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción): Se aplicarán a todas las empresas que estén recuperando su actividad a medida que reincorporen a sus trabajadores. Aquí, la principal novedad es que ambos tipos de ERTE tendrán un incentivo al empleo. En la anterior regulación sólo los ERTEs de fuera mayor total y parcial tenían exenciones de cuotas. El objetivo primordial del Gobierno es facilitar la transición entre ambos procediendo a reincorporar a los trabajadores con ajustes en términos de reducción de jornada. Es por ello que las exoneraciones de cotización serán mayores para los trabajadores activos que para los que sigan en el ERTE. En concreto, para las empresas de menos de 50 trabajadores, la exención en las cuotas empresariales será del 60% para los trabajadores reactivados y del 35% para los que sigan en el ERTE, mientras que las empresas de 50 o más trabajadores tendrán una exoneración del 40% para los trabajadores reincorporados y del 25% para los que siguen en el ERTE.

Los ERTE de fuerza mayor por rebrote: Tendrán derecho a acogerse aquellas empresas que se encuentren actualmente en activo y que se vean obligadas a cerrar nuevamente como consecuencia de un rebrote del virus. En ese caso, las empresas podrían volver a solicitar ERTE de fuerza mayor total y contarían con una exoneración del 80% para las empresas de menos de 50 trabajadores y del 60% para las de 50 trabajadores o más.

Y,  ¿Qué va a ocurrir con la prestación por desempleo de los trabajadores a partir de Julio? Pues que, en todos los tipos de ERTE, los trabajadores tendrán asegurada la continuidad de la prestación en los mismos términos que se ha mantenido hasta el 30 de Junio. Se mantiene por tanto el ‘contador a cero’, la prestación no consumirá periodo de paro, y se garantiza el cobro a todos los trabajadores aunque estos no hayan acumulado un periodo de cotización suficiente.

Y, en segundo lugar, respecto a la PRESTACIÓN EXTRAORDINARIA DE CESE DE ACTIVIDAD DE LOS AUTONÓMOS también se introducen cambios importantes.  Las medidas aprobadas incluyen:

Exoneraciones en la cotización. Se prórroga la exención de las cuotas de la Seguridad Social para todos los autónomos que éstos meses atrás hayan sido beneficiarios de la prestación extraordinaria de cese de actividad. Todos ellos tendrán una bonificación del 100% en julio (no pagarán cuota), del 50% en agosto y del 25% en septiembre.

Continuidad de la prestación de cese de actividad. Se mantiene la opción de prestación de cese de actividad para aquellos autónomos que acrediten tener una caída de la actividad del 75% o superior en comparación con el mismo periodo del año anterior. Tendrán que demostrar que realmente han sufrido un hundimiento involuntario de su volumen de negocio. Y, para acceder a esta prestación ordinaria compatible con la actividad no será necesario esperar a que termine el trimestre, pues se podrá solicitar en cualquier momento y posteriormente se realizará una verificación del cumplimiento de los requisitos. Además, los autónomos tendrán la posibilidad de renunciar a la prestación durante esos tres meses si ven recuperada su actividad.

Nueva prestación para los autónomos de temporada. Los autónomos de temporada que no puedan reactivar su negocio por las restricciones de movilidad o por la caída de la demanda tendrán derecho a cobrar una prestación extraordinaria. Estos trabajadores tendrán que demostrar que en estas mismas fechas de 2019 estaban dados de alta en la Seguridad Social y que este año no han podido hacerlo. La prestación se extenderá por un periodo máximo de cuatro meses, con efectos desde el 1 de Junio hasta el 31 de Octubre y la cuantía será equivalente al 70% de la base reguladora que tuvieran en este periodo de 2019 más la exoneración de las cotizaciones sociales.

Para concluir el presente artículo, sólo reseñar que en la nueva norma también se regulan otros aspectos muy importantes para las empresas que vayan a permanecer acogidas a cualquiera de los tipos de ERTE anteriormente mencionados. Versan sobre aspectos como el compromiso del mantenimiento del empleo y la prohibición de efectuar despidos por causas objetivas; la prohibición de realizar horas extraordinarias; la externalización de la actividad o la prohibición de efectuar nuevas contrataciones, entre otros.

ERTE